Personas / abril 26, 2018

La responsabilidad de los abogados

Al momento de contratar a un abogado, las personas pueden tener diversos criterios para elegir al mas adecuado, ya sea su especialidad, por estar referido de algún conocido o incluso el simple valor de sus servicios.

 

Independientemente del motivo de la elección de uno de estos profesionales en particular, cuando un abogado acepta una gestión y comienza la representación de una persona se esta comprometiendo a realizar la labor de la mejor manera posible buscando la mejor solución a los intereses de su cliente según el caso en concreto.

 

Lamentablemente muchas veces la elección del abogado no es la correcta y como en todas las profesiones, no todos los abogados trabajan con los mismo parámetros de diligencia y profesionalismo.

 

Ahora bien, esto no exime al profesional de realizar una labor apropiada en la representación del cliente y así lo ha confirmado la Corte de Apelaciones de Santiago, condenando a un abogado a pagar un monto por concepto indemnización de perjuicios a favor de un cliente por no haberlo representado apropiadamente.

 

El fallo en referencia indica que dicho abogado había sido contratado para la presentación de una demanda en contra de una empresa de seguros, por la cual recibió un pago respecto de sus honorarios en el mes de febrero del 2011, siendo ingresada la demanda solo en el mes de diciembre del año 2012, lo cual a todas luces es un tiempo excesivo para la preparación y redacción de una demanda por compleja que esta sea.

 

Posteriormente el abogado en cuestión solo gestiono la notificación de la demanda en agosto del 2013, momento en el cual la acción que fundamentaba la demanda se encontraba prescrita y por lo tanto, fue notificada fuera de plazo.

 

La demora en las gestiones del abogado en el caso en comento en definitiva provoco que su cliente perdiera la demanda en base a la prescripción de su acción , es decir, netamente por falta de cumplimiento de los requisitos de forma tal como el plazo de interposición y notificación de la demanda.

 

En vista de los antecedentes narrados precedentemente, la Corte de Apelaciones de Santiago considero que el abogado patrocinante en la causa actúo negligentemente al tramitar la causa, ya que transcurrieron mas de 30 meses entre la contratación del servicio y la notificación de la demanda propiamente tal.

 

El fallo de la Corte es ejemplificador respecto de la responsabilidad de los abogados en su representación a los clientes al imponer un pago de indemnización por los perjuicios que la mala gestión haya podido provocar, aunque de igual forma esto significo un largo y desgastante proceso judicial para la persona afectada.

 

Tomando como ejemplo el caso referido, podemos decir que es importante verificar las referencias del profesional que se contrata para una gestión de este tipo, corroborando las certificaciones, trayectoria y seriedad del abogado o el estudio jurídico con el cual se contrata.

 

En Ruiz Salazar nos preocupa especialmente el trato transparente con nuestros clientes, por lo que siempre existe un contrato de prestación de servicios de por medio y se supervisa de manera constante la labor de nuestros abogados para cumplir con los parámetros de eficiencia que nos caracterizan como estudio.


Articulo escrito por

Abogado Ruiz Salazar |

Deseas orientación profesional

Nuestras asesoras están disponibles para aclarar todas tus dudas y consultas. Prueba nuestro servicio sin compromiso.