Personas / febrero 18, 2022

Convención Constitucional: El principio del fin

“…La oportunidad -inédita en el mundo- de generar un nuevo texto constitucional por una variopinta Convención, con escaños reservados para pueblos originarios y con participación paritaria entre hombres y mujeres es el principio del fin de un Chile anacrónico..."

“…La oportunidad -inédita en el mundo- de generar un nuevo texto constitucional por una variopinta Convención, con escaños reservados para pueblos originarios y con participación paritaria entre hombres y mujeres es el principio del fin de un Chile anacrónico, capturado por formas de Estado que no han dado el ancho y sobremanera donde no ha cabido la voz de la mayoría de la población que dijo sí a una nueva carta fundamental el pasado 2020.…”.

La Convención Constitucional entró en tierra derecha: el pasado 15 de febrero empezaron las votaciones en el hemiciclo del Ex Congreso Nacional respecto de “Sistema Nacional de Justicia” y el día 16 la relativa a “Forma de Estado”. En total han sido 42 normas aprobadas de ambos tópicos bajo el quorum de los 2/3 de las y los convencionales, es decir, desde 103 votos favorables.

La primera buena señal y que precedió a la primera votación, fue la ratificación por parte de la mesa directiva de la Convención de los 2/3 como quorum de aprobación de las normas que se fueran a sufragar en el pleno, a pesar de la pretensión de un grupo de convencionales por rebajar a mayoría simple (78 votos) la aprobación de las normas en discusión. Incluso, las normas que resultaron rechazadas por no reunir los 2/3 de votación, pero superaron la mayoría simple volvieron a las comisiones respectivas para ser revisadas, modificadas si es del caso y nuevamente propuestas al pleno en lo sucesivo.

Catorce normas se aprobaron sobre el futuro Sistema Nacional de Justicia, entre otras: pluralismo jurídico; la independencia jurisdiccional, el acceso gratuito a la justicia, mecanismos colaborativos de resolución de conflictos y el derecho de acceso a la justicia. Sólo dos normas fueron rechazadas.

Veintiocho normas fueron aprobadas acerca de Forma de Estado. Chile será “un Estado Regional, plurinacional e intercultural, conformado por entidades territoriales autónomas, en un marco de equidad y solidaridad”. Ocho normas fueron rechazadas.

Tras constantes especulaciones infundadas respecto a la utilidad o los avances de la Convención, ahora se están dando pasos decididos y concretos hacia un nuevo país. El tiempo apremia, hay un plazo corriendo para las y los convencionales a fin de que, tras un plebiscito de salida con voto obligatorio para todo el padrón electoral, podamos contar con una nueva Carta Magna que rija los destinos del país por los próximos 40 o 50 años.

Chile es un país con una tradición constitucional a puertas cerradas: todas sus constituciones han sido discutidas entre pocas personas y con marcado acento autoritario. De ahí que la oportunidad -inédita en el mundo- de generar un nuevo texto constitucional por una variopinta Convención, con escaños reservados para pueblos originarios y con participación paritaria entre hombres y mujeres es el principio del fin de un Chile anacrónico, capturado por formas de Estado que no han dado el ancho y sobremanera donde no ha cabido la voz de la mayoría de la población que dijo sí a una nueva carta fundamental el pasado 2020.


Rodrigo Zapata Peña

Abogado


Articulo escrito por

Abogado Ruiz Salazar |

Deseas orientación profesional

Nuestras asesoras están disponibles para aclarar todas tus dudas y consultas. Prueba nuestro servicio sin compromiso.